sábado, 21 de mayo de 2011

Estamos en SOL

 
Enmienda a la totalidad: el debate sobre el urbanismo no puede dejar de inscribirse en el debate sobre una democracia real. Búscanos en la Puerta del Sol. Continuaremos el debate sobre el urbanismo en los grupos de trabajo y en las asambleas correspondientes. Os invitamos a acudir a las asambleas que se organicen en vuestros barrios y ciudades. Infórmate: ¡Democracia Real Ya!, Movimiento 15M.

martes, 17 de mayo de 2011

El incumplimiento como norma

 
Tras la desgracia de Lorca, andan estos días los medios reclamando una normativa... Por supuesto la normativa ya existe: Norma de construcción sismorresistente: Parte general y edificación. Por supuesto, se ignora siempre que se puede. En España somos muy dados a legislar y después a incumplir, total... ¡para lo que sirve! La normativa (como los arquitectos, los geólogos o los sismólogos) sólo está para tocar los ..., las narices. Igual que el urbanismo. En este país todo son prohibiciones, por eso cuando un alcalde hace la vista gorda, sale reelegido, y con mayoría aplastante. Después llegan las lamentaciones, el río se lleva las casas, o cosas peores. Los mismos tertulianos indignados que nos han estado empachando con sus diatribas durante 48 horas, se olvidarán pronto de Lorca y de sus gentes, su indignación se dirigirá contra cualquier otra ignominia. Pero entre tanto, cabe hacer muchas cosas: si la mayor parte de las viviendas, no sólo de Lorca, sino de toda la zona sísmica que va de Granada a Valencia, no cumplen con las actuales normas anti-sísmicas, el gobierno podría abrir una línea en su Plan de Vivienda y Rehabilitación para ayudar a adaptar dichas edificaciones a la norma vigente. No hace falta nueva normativa, ni siquiera más estricta, sino que alguien la haga cumplir, y que la gente comience a darse cuenta de que la normativa sirve para algo.

lunes, 16 de mayo de 2011

AEROPUERTOS (I): Puedes venir a pasear

 
¿Qué mejor sitio para pasear que un aeropuerto vacío? El aeropuerto de Castellón, sigue a la espera de las licencias necesarias para su uso, que en el momento de su inauguración, el pasado 25 de marzo, aun no habían sido solicitadas. Esto, que podrían entenderse como un problema, se ve por algunos políticos como una oportunidad. Para algunos resulta evidente que si hubiera aviones, la gente del resto de municipios de la provincia no podría disfrutar del placer que supone coger un autobús a Vilanova de Alcolea para hacer una visita turística a la nueva infraestructura. La Junta Electoral, por su parte, un poco mal pensada, ha prohibido recientemente estas visitas guiadas por entenderlas como un acto electoral, cosa poco probable según el afortunado Carlos Fabra (Presidente de la Diputación de Castellón y frecuente ganador de lotería), por estar organizadas por una contrata externa.

Un consorcio entre FCC y la Caja de Ahorros del Mediterráneo ha sido el encargado de construir éste aeropuerto, que ha costado 150 millones de euros, a cambio de la concesión de la gestión de éste durante 50 años. Sin embargo, las malas previsiones y la baja rentabilidad prevista, han llevado recientemente a renegociar la concesión, haciéndose cargo finalmente la empresa pública Aerocas (Generalitat, 98%, y Diputación de Castellón, 2%) que se estima invertirá en 56 millones de euros en los próximos ocho años.

El Gobierno, del cual depende el Ministerio de Fomento sobre el que recaen las competencias aeroportuarias y que levantó la suspensión de las obras del aeropuerto en 2005, afirma que su previsión sobre la entrada de turistas en él es del “0,0001%”. ¿Por qué construir un aeropuerto entonces? Esta previsión no coincide con las grandes expectativas de los hoteleros de la zona que apuestan más bien por la predicción lanzada por Francisco Camps el día de la inauguración: “hoy empieza la transformación socio-económica de Castellón”.

No nos engañemos, ni el dinero invertido, ni la discutida necesidad, ni el suelo natural y los recursos consumidos importan, con tal de tener un nuevo lugar de paseo, mucho mejor que los obsoletos parques, calles y plazas, al que los ciudadanos de la zona puedan acudir orgullosos, en autobús o en AVE, y pensar que Castellón “va bien”.

Fuentes:

Camps y Fabra inauguran el aeropuerto de Castellón sin aviones
El Consell gestionará el aeropuerto de Castellón y pagará las pérdidas
El Gobierno prevé un "0,0001%" de viajeros en el aeropuerto de Castellón
Castellón inaugura su aeropuerto con 150 millones de inversión pero sin vuelos

miércoles, 4 de mayo de 2011

Urbanismo de inauguraciones


El debate está prohibido: en periodo electoral porque los problemas verdaderamente serios requieren un auténtico Pacto de Estado y el consenso de todos (y todo lo demás es puro electoralismo); el resto de la legislatura porque el pueblo ya ha hablado y ahora toca gobernar a sus elegidos.

La democracia trajo la esperanza de un urbanismo participativo, pero hace tiempo que se esfumó. El debate público sobre el urbanismo ha quedado reducido a una competencia por quién hace la promesa más descabellada, por quién propone el proyecto más desmesurado. No hay debate, y mucho menos en periodo electoral, porque las cuestiones serias y controvertidas (tráfico, vivienda, servicios públicos, contaminación...) obligarían a plantear esfuerzos a todos, y ante unas elecciones sólo hay un mensaje: «lo bien que irán conmigo las cosas, a diferencia de cómo irán si ganan los otros». Promesas incumplibles que sólo favorecen la infantilización de la gente (y el victimismo cuando el vecino consigue más juguetes que uno mismo). Eso sí, inmediatamente después de las elecciones el ganador se sentirá legitimado para llevar a cabo su programa, sea cual sea, y aunque nadie lo conozca, siempre y cuando inaugure en tiempo y forma.

¿Y la ciudadanía? ¿qué opina de esto? Parece no tener opinión, ya que generalmente calla, pero cuando a alguien se le ocurre levantar la voz, enseguida es acusado de ir en contra de los tiempos y de hablar por intereses inconfesables. En los programas electorales de los partidos... todos prometen infinidad de obras (muchas veces con dinero caído del cielo), pero ¿qué problemas pretenden resolver? ¿mejor no preguntarlo?