martes, 17 de mayo de 2011

El incumplimiento como norma

 
Tras la desgracia de Lorca, andan estos días los medios reclamando una normativa... Por supuesto la normativa ya existe: Norma de construcción sismorresistente: Parte general y edificación. Por supuesto, se ignora siempre que se puede. En España somos muy dados a legislar y después a incumplir, total... ¡para lo que sirve! La normativa (como los arquitectos, los geólogos o los sismólogos) sólo está para tocar los ..., las narices. Igual que el urbanismo. En este país todo son prohibiciones, por eso cuando un alcalde hace la vista gorda, sale reelegido, y con mayoría aplastante. Después llegan las lamentaciones, el río se lleva las casas, o cosas peores. Los mismos tertulianos indignados que nos han estado empachando con sus diatribas durante 48 horas, se olvidarán pronto de Lorca y de sus gentes, su indignación se dirigirá contra cualquier otra ignominia. Pero entre tanto, cabe hacer muchas cosas: si la mayor parte de las viviendas, no sólo de Lorca, sino de toda la zona sísmica que va de Granada a Valencia, no cumplen con las actuales normas anti-sísmicas, el gobierno podría abrir una línea en su Plan de Vivienda y Rehabilitación para ayudar a adaptar dichas edificaciones a la norma vigente. No hace falta nueva normativa, ni siquiera más estricta, sino que alguien la haga cumplir, y que la gente comience a darse cuenta de que la normativa sirve para algo.

1 comentario:

  1. «Los geólogos denuncian la relajación de la normativa y plantean una serie de propuestas para minimizar el riesgo sísmico en el país. Los expertos avisan de que los daños de Lorca se explican por el incumplimiento de las normas» (España no está preparada para su gran terremoto)

    ResponderEliminar