Manifiesto


Por un cambio en nuestras ciudades


Nuestras ciudades necesitan un cambio de rumbo radical. ¿Por qué? Porque están devorando el planeta y porque están devorando a sus propios habitantes, convirtiéndose en un monstruo que ya no sirve a quienes la habitan, sino a intereses ajenos y espúreos.

Hemos expulsado a los niños de las calles para meter nuestros automóviles. Hemos vaciado nuestras calles de toda su vida, para ir a los centros comerciales a buscar sus sucedáneos. Preferimos los clubes privados donde todos somos iguales y nos asusta cualquier lugar donde nos podamos cruzar con personas distintas. Al encerrarnos en nuestros paraísos particulares renunciamos a la ciudad y la abandonamos a manos de quienes la degradan en beneficio propio.

Debemos recuperar los espacios de encuentro y convivencia. Más que consumidores-espectadores, debemos volver a ser vecinos y ciudadanos, recuperando el futuro de nuestra ciudad. Debemos tomar conciencia, asumir la responsabilidad, de que el bienestar se construye colectivamente: la ciudad seremos todos o no habrá ciudad.

La ciudad debe volver al servicio de quienes la habitan. Políticos, promotores, arquitectos, ingenieros, urbanistas deben volver al servicio de la ciudad y sus habitantes, y dejar de utilizarlos como plataforma promocional.

Hay urgencia en este cambio de rumbo, porque es mucha la inercia que hay que vencer y cada vez menor el margen de maniobra. Es tanto el despilfarro y tanto el abandono que basta con algo de mesura y voluntad para obtener resultados insospechados. Aunque no conviene engañarse: el deterioro es tan grande que hará falta el esfuerzo de cada uno de nosotros.

No podemos dejar a las generaciones futuras las tareas que nos competen a nosotros. Un nuevo urbanismo es urgente.

1 comentario:

  1. Comparto el discurso, pero hecho de menos la utilizacion de lenguaje no sexista.
    La necesaria revolucion o es con las mujeres o no sera revolucion.
    No cuesta tanto pensar en terminos no sexistas: personas, gente, ciudadania, profesionales del urbanismo..., para no tener q repetir os/as todo el rato. Pero es responsabilidad de todos y todas asumir la necesidad de un cambio a todos los niveles. Empezar por incluir a las mujeres en la declaracion puede ser un buen paso. Porque el lenguaje no es neutro; y si importa.

    ResponderEliminar